viernes, 4 de septiembre de 2015

*** Vinos de palique***

Esto es un homenaje al palique, al hablar por hablar, a conversar y a charlar. Y a los vinos, como no, porque no hay mejor maridaje que el cultivado entre una buena charla y un vinito rico. Blanquito en este caso porque son más propios del verano y aunque parezca que no, nos quedan paliques veraniegos.

 
Me he pasado las últimas semanas hablando mucho. Me gusta hablar, más si es con gente a la que quieres, creo que no hay actividad más constructiva que esta. No hablo solo de las conversaciones post verano, que también, pero del gran paliqueo, del que nacen ideas, emociones y proyectos. Mis últimas charlas han sido enriquecedoras. Muchas han girado sobre una mesa con copa (añadan plural) por lo que no puedo no dedicar un pequeño espacio-homenaje al palique con vino. Versión blanco, que para el tinto hay tiempo. A los que se dan por aludidos: gracias.
 
EL rosado Azpilicueta. Infalible y para mí ya un clásico muy especial. Es un vino fácil, ligero, fino y con un tono precioso. Ha marcado mi relación con los rosados y también mi relación con una de mis bodegas favoritas: Pernod Ricard. Una suerte de vinos y de gente. Me siento especialmente unida a este rosadito fugaz – se bebe fácil y sobre todo rápido- siempre está ahí encantador y contagioso, habiendo patrocinado varios grandes momentos. Uno de mis vinos favoritos y por ende de los que lo han probado conmigo. Enamora.

Habla de ti. Lo relativamente nuevo de las Bodegas Habla, una bodega extremeña de la que me declaro fan por sus tintos habladores y por un melange de sabor y packaging perfectos. Calidez bien empaquetada, nada sobra, nada falta. Del blanco me gusta todo desde la botella con un tapón de cristal hasta el nombre. No puede faltar a una sesión del palique, lo ha demostrado en mi parte gaditana de las vacaciones. Gran punto a favor: es un sauvignon blanc enterito. Aromático. Rico y fresco. Magnífico y adictivo.
 
Aura. Un Rueda espléndido. Un verdejito rico donde los haya. A pesar de cierta saturación que siento de verdejo – acidez que me resulta pesada-, es un vino sorprendentemente afrutado y elegante. Excelente en versión limitada de parcela Avutarda, con un proceso de recogida manual y fermentado en barrica. El resultado: un dorado casi ambar apetecible y poca acidez. Perfecto para volver a enamorarse del verdejito.
 
Perrier Jouet. Esto lo elevo a la categoría de capricho, tiene un precio más elevado que los anteriores, pero es – con diferencia- uno de los mejores champanes que he probado jamás. La burbuja champanera es traviesa pero elegante, simplemente mola. Ciertamente seco, como un buen brut, pero con carácter y encanto. Menos trillado que las marcas clasi-pijas y para mi más delicado. Femenino, he de añadir, quizás porque lo he tomado siempre entre mujeres. Nivel de palique: 10/10, que la burbuja sube.
 
Clos de Mouches. Subo el nivel de capricho. Normalmente no pruebo muchos blancos franceses, por lo que carezco de referencias, pero lo único que puedo decir de este vino es que tiene una complejidad divina. Posiblemente el más difícil de encontrar en España, es un chardonnay con mucha estructura y alma. Nivel de palique: canalla con confianza. Me encantaría volver a probar este vino. 
 
 

2 comentarios:


  1. بسم الله الرحمن الرحيم تقدم لكم شركة الكمال جميع خدمات رش المبيد يجميع انحاء المملكة بافضل انواع

    المبيدات للقضاء على جميع الحشرات الطائرة والزاحفه كالصراصير والفائران والنمل الابيض والبق

    والذباب والناموس
    شركة رش مبيدات بالطائف
    شركة رش مبيدات بجازان
    شركة رش مبيدات بحائل
    والسلامه عليكم ورحمة الله وبركاته

    ResponderEliminar